Home

(En castellano, a continuación.)

Sovint, quan parlo amb gent— o més ben dit quan escolto—, m’adono que cadascú viu una realitat diferent. Inclús persones amb qui comparteixo espais, vivències, opinions,… diferim. Poc o molt. I trobo que està bé. Que en aquestes diferències, en descobrir-les i aprendre a respectar-les (com a mínim), radica allò que ens fa humans. A tots, per igual. Malgrat ser diferents.

Ara, resulta curiós veure com, moltes vegades, aquelles mateixes persones que declaren la seva versió de la realitat com a única, tard o d’hora, solen acompanyar el discurs amb un “t’equivoques” o “no tens raó”. (Com si es tractés de tenir raó . Almenys per ells/es) I aquest detall, fa que una conversa derivi o en debat o en discussió. O a res. Perquè massa sovint (almenys pel meu gust) aquells que consideren que la realitat és una i indivisible, estan convençuts que poden (i que han) de canviar la dels altres. La teva. Perquè , tu no ho saps, però no és “la correcta” No és la que és: la seva.

hasta-que-la-realidad-nos-separe

A grosso modo, podríem dir que al món hi ha dues menes de persones: les que creuen que la realitat és d’una sola forma, quelcom aliè, extern i independent a elles, i… les que no. Les que pensen que justament allò que un creu, sent, fa, etc crea aquesta versió de la vida, una interpretació que és única, personal i intransferible. Però tan real i lícita com la resta. Com tota la resta.

Personalment, reconec que he estat a les dues bandes. Hi va haver un temps en què vaig creure (fermament, perquè sol ser així) que posseïa la veritat absoluta. Que les coses eren com jo les veia/ vivia/ pensava. I punt. El concepte d’interpretació ni tan sols existia per a mi. Per sort (crec jo, ara, almenys) fa molt que vaig creuar a l’altre costat de la línia. I no sé si és millor o pitjor ni m’importa (perquè, potser, la clau és això). Només que cada dia procuro recordar què va motivar-me fa anys a canviar-me de bàndol: la necessitat de tenir opcions, de canviar, d’escollir, de sentir-me respectada, de respectar, d’entendre (o no) i, sobretot, d’acceptar. La meva realitat i la dels altres. En igualtat de condicions.

I tu? Com/ què penses/ sents de la teva realitat? Creus que pots canviar-la? Vols?


A menudo, cuando hablo con gente— o mejor dicho cuando escucho—, me doy cuenta que cada uno vive una realidad diferente. Incluso personas con las que comparto espacios, vivencias, opiniones, … diferimos. Poco o mucho. Y creo que está bien. Que en estas diferencias, en descubrirlas y aprender a respetarlas (como mínimo), radica lo que nos hace humanos. A todos, por igual. A pesar de ser diferentes.

A pesar (o no) de ello, resulta curioso ver cómo, muchas veces, esas mismas personas que declaran su versión de la realidad como única, tarde o temprano, suelen acompañar el discurso con un “te equivocas” o “no tienes razón”. (Como si se tratara de tener razón. Al menos para ellos / as) Y este detalle, hace que una conversación se transforme en un debate o en discusión. O en nada. Porque demasiado a menudo (al menos para mi gusto) aquellos que consideran que la realidad es una e indivisible, están convencidos de que pueden (y que deben) cambiar la de los demás. La tuya. Porque, tú no lo sabes, pero no es “la correcta” No es la que es: la suya.

hasta-que-la-realidad-nos-separe

A grosso modo, podríamos decir que en el mundo hay dos tipos de personas: las que creen que la realidad es de una sola forma, algo ajeno, externo e independiente a nosotros… Y las que no. Las que piensan que justamente lo que uno cree, siente, hace crea esta versión de la vida, una interpretación que es única, personal e intransferible. Pero tan real y lícita como el resto. Como todas.

Personalmente, admito que he estado en los dos lados. Hubo un tiempo en que creía (firmemente, porque suele ser así) que poseía la verdad absoluta. Que las cosas eran como yo las veía / vivía / pensaba. Y punto. El concepto de interpretación ni siquiera existía para mí. Por suerte (creo yo, ahora, al menos) hace mucho que crucé al otro lado de la línea. Y no sé si es mejor o peor, ni me importa (porque, tal vez, la clave es esa). Sólo que cada día procuro recordar qué me motivó hace años a cambiarme de bando: la necesidad de tener opciones, de cambiar, de elegir, de sentirme respetada y respetar, de entender (o no) y , sobre todo, de aceptar. Mi realidad y la de los demás. En igualdad de condiciones.

¿Y tú? ¿Cómo / Qué piensas / sientes de tu realidad? Crees que puedes cambiarla? ¿Quieres?

Advertisements

One thought on “REAL

  1. Una gran reflexión… Porqué reflexión implica doblegarse, cambiar la perspectiva… Y eso es lo que tú haces. ¡Gracias por compartirla!

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s