Home

Des de ben petits se’ns ensenya a obeir, a creure,… En definitiva: a fer bondat. Com si aquesta virtut no formés part de nosaltres des del principi, de forma innata. Com si un nadó, un nen fes el mal amb premeditació i traïdoria, inclús abans de prendre consciència del seu propi cos o capacitats. I es menyspreen uns valors amb els quals venim de fàbrica, especialment la beneïda innocència que permet a tots els infants sorprendre’s i meravellar-se per tots els miracles del món. Des dels menuts fins als grans. La mateixa que tant anhelen recuperar molts adults i que permet reconèixer que tot està bé. Tot.

En créixer aprenem que cometre errors és inici i part de qualsevol aprenentatge; igual que fer les coses diferent, encara que no sigui com volen el demès, com ens han ensenyat. Que el mèrit i la felicitat resideixen en trobar la manera de ser un mateix, d’acceptar-se incondicionalment i viure segons el propi criteri. Amb el marge i el benefici del dubte que dóna la flexibilitat i la perspectiva de l’edat i l’experiència. I així procurem ser. Estar. Des del cor. Ni bons ni dolents: feliços. Perfectes.

Sin título

Curiosament, quan arriben dates com aquestes, grans i petits ens trobem en un encreuament existencial. Allí on ells encara mantenen la innocència; on nosaltres vam començar a perdre-la. I alguns ho veuen com una oportunitat i l’aprofiten, però molts— potser per inèrcia col·lectiva o per costum cultural— es veuen arrossegats a seguir les normes establertes. A jutjar els fills/ nebots/ cosins/ amics pels seus actes, pel que han fet— al llarg d’un any—i no pel que són en realitat: els nostres fills/ nebots/ cosins/ amics. Miracles. Igual que nosaltres. Ni millors ni pitjors: diferents. Perfectes.

Aquests Reis, abans de preguntar-li a algun/a nen/a si s’ha portat bé, pregunta’t què significa bé per tu. Obeir l’autoritat? Complir amb els deures? Ser feliç…? Pensa, primer, si tu ho has fet; si ho fas habitualment. I, després, si prefereixes que et recompensin per alguna d’aquestes coses en forma de xantatge, o preferiries que els regals d’uns éssers màgics que només vénen un cop cada 365 dies, des del llunyà Orient, fossin incondicionals. Igual que l’amor.

Tu tries.

I, si vols, pots donar suport a la plataforma Hassidobueno.org.


Desde bebés nos enseñan a obedecer. A portarnos bien. Como si la bondad no formara parte de nosotros desde el principio, de forma innata. Como si un/a niñ@ fuera capaz de hacer el mal con premeditación y alevosía, incluso antes de tomar conciencia de su propio cuerpo o habilidades. Y se desprecian unos valores con las que venimos de fábrica, especialmente la bendita inocencia que permite a todos l@s niñ@s sorprenderse y maravillarse por todos los milagros del mundo. Ya sean grandes o pequeños. La misma virtud que tanto anhelan recuperar muchos adultos y que permite reconocer que todo está bien. Todo.

Al crecer aprendemos que cometer errores es inicio y parte de cualquier aprendizaje; al igual que hacer las cosas diferente, aunque no sea como quieren los demás o como nos han enseñado. Que el mérito y la felicidad reside en encontrar la manera de ser uno mismo, de aceptarse incondicionalmente y vivir según el propio criterio. Con el margen y el beneficio de la duda que da la flexibilidad y la perspectiva de la edad y la experiencia. Y así procuramos ser. Estar. Desde el corazón. Ni buenos ni malos: felices. Perfectos.

Sin título

Curiosamente, cuando llegan fechas como estas, grandes y pequeños nos encontramos en un cruce existencial. Allí donde ellos aún mantienen la inocencia; donde nosotros empezamos a perderla. Y algunos lo ven como una oportunidad y la aprovechan, pero muchos—quizás por inercia colectiva o por costumbre cultural— se ven arrastrados a seguir las normas establecidas. A juzgar a l@s hij@s / sobrin@s / prim@s / amig@s por sus actos, por lo que han hecho— a lo largo de un año— y no por lo que son en realidad: nuestr@s hij@s / sobrin@s / prim@s / amig@s. Milagros. Al igual que nosotros. Ni mejores, ni peores: diferentes. Perfectos.

Así que, estos Reyes, antes de preguntarle a algún/a niñ@ si se ha portado bien, pregúntate qué significa bien por ti. ¿Obedecer la autoridad? ¿Cumplir con el deber? ¿Ser feliz…? Piensa, primero, si tú lo has hecho; si lo haces habitualmente. Y, después, si prefieres que te recompensen por alguna de estas cosas en forma de chantaje, o preferirías que los regalos de unos seres mágicos que sólo vienen una vez cada 365 días, desde el lejano Oriente, fueran incondicionales. Al igual que el amor.

Tú eliges. Y, si quieres, puedes apoyar la plataforma Hassidobueno.org.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s