Home

(En castellano, a continuación.)

Deia la meva padrina que el pensar fa ser ruc. Quan era petita vaig interpretar-ho com a un retret— i fins no fa gaire també, encara, ja que ella ho deia com a resposta al típic argument/ excusa de “Jo pensava que…”. Però, des de fa temps, sento que és un interessant recordatori d’una gran veritat. Estem envoltats d’un permanent xivarri, ambiental i mental, exterior i interior, que no fa més que complicar-nos la vida. Que requereix un esforç  a l’hora d’escollir i filtrar molt gran i continuat. I que suposa un gran desgast, físic i emocional. Per partida doble.

La nostra ment no és sols emisora o receptora, sinó ambdues coses alhora. Un filtre vital que ens tradueix la realitat, i que s’embussa cada dos per tres, a causa de l’aferrament— propi de la supervivència humana— i l’excés d’informació del món modern. Però, com bé diu Antonio Jorge Larruy, si no intervenim en els quefers del cor o els ronyons, perquè carai ho fem tant amb el cap? Aquesta i altres reflexions curioses (com que la capacitat d’aprenentatge dels nens es redueix a mida que la intel·lectual augment)a les podeu escoltar en una recent entrevista a L’ofici de viure.

Allan Watts fa una interessant comparació d’aquest cercle viciós amb un mico que no para de saltar amunt i avall, d’una cosa a una altra, de forma descontrolada. Una metàfora que queda molt ben explicada en aquest vídeo, al igual que una senzilla proposta de solució, en la línia que ofereix també Larruy en el seu darrer llibre: Vivir sin pensar. 

Sin título

Potser si som capaços d’assumir la responsabilitat i el poder de la nostra pròpia vida, ens adonarem que la solució és dins nostre mateix. I que, així com el millor pel cos fisic és una bona alimentació equilibrada, també per al mental ho és. Sobretot una dieta sana i rica en pensaments positius.

Som el que pensem diuen els budistes. Penso, per tant existeixo, afirmava Descartes. I tu: què en penses? O, encara millor: ets capaç de no fer-ho?


Decía mi abuela que el pensar hace burro. Cuando era pequeña lo interpreté como un reproche— y hasta no hace mucho también, puesto que ella lo decía como respuesta al típico argumento / excusa de “Yo pensaba que …”. Pero, desde hace tiempo, siento que es un interesante recordatorio de una gran verdad. Estamos rodeados de un permanente alboroto, ambiental y mental, exterior e interior, que no hace más que complicarnos la vida. Que requiere un enorme y continuado esfuerzo a la hora de elegir y filtrar. Que supone un gran desgaste, físico y emocional. Por partida doble.

Nuestra mente no es sólo emisora o receptora, sino ambas cosas a la vez. Un filtro vital que nos traduce la realidad, y que se atasca cada dos por tres, debido al apego— propio de la supervivencia humana— y al exceso de información del mundo moderno. Pero, como bien dice Antonio Jorge Larruy, ¿si no intervenimos en los quehaceres del corazón o de los riñones, para qué lo hacemos con los de la cabeza? Esta y otras reflexiones curiosas (como que la capacidad de aprendizaje de los niños se reduce a medida que la intelectual aumenta) puedes escucharlas en una reciente entrevista en L’ofici de viure.

Allan Watts  hace una interesante comparación de este círculo vicioso con un mono que no para de saltar arriba y abajo, de una cosa a otra, de forma descontrolada. Una metáfora que queda muy bien explicada en este vídeo, al igual que una sencilla propuesta de solución, en la línea que ofrece también Larruy en su último libro: Vivir sin pensar.

Sin título

Quizás si somos capaces de asumir la responsabilidad y el poder de nuestra propia vida, nos daremos cuenta que la solución está dentro de nosotros mismo. Y que así como para el cuerpo físico lo mejor es una buena alimentación equilibrada, también lo es para el mental. Especialmente una dieta sana y rica en pensamientos positivos.

Somos lo que pensamos dicen los budistas. Pienso, luego existo, afirmaba Descartes. Y tú: ¿qué piensas? O, aún mejor: ¿eres capaz de no hacerlo?

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s