Home

(En castellano a continuación.)

Handstand sequence 2

“Handstand sequence 2” una imatge de Fotolibra

 

Avui, m’he adonat que no he fet la vertical en anys. Molts. I que, quan era petita, jove, m’agradava… Així doncs, m’he disposat a fer-la— tot i que reconec que m’ha costat una mica, probablement perquè pensava en “intentar-ho” (per allò de la falta de pràctica o de confiança i tal). A la tercera va la vençuda, m’he dit. Et voilà! I, tot d’una, m’he sentit feliç. Contenta pel canvi de perspectiva. Per la gesta. Com aquella nena que s’enfilava i grimpava com un mico, a qui anomenaven “cul de mal asiento” i “xicotot”.

Cada dia veig— en mi i en el món que m’envolta— mostres de la relació entre el cos i la ment (actitud, creences, emocions, etc). I també de com perdem la consciència d’aquest vincle i la seva proximitat natural a mesura que creixem. La flexibilitat i el moviment infantil en són un gran exemple. Un nen, sa i feliç, no para quiet. Salta, corre, puja, baixa, cau, s’aixeca, hi torna, … Dret i cap per avall. Descobreix el món, propi i aliè; els seus límits. D’ambdós. En canvi, els adults, acostumem a dir-los “para, prou, quiet, jau”… I no ens adonem que, amb això, no estem sols bloquejant el seu cos (o l’aprenentatge que deriva d’aquests impulsos): també la ment. I no només ara, avui, aquí. 

Avui, he fet la vertical. I sé que no compta com a “primera vegada que faig alguna cosa nova” (un dels meus propòsits vitals diaris), però m’ha fet feliç. Adonar-me’n de “l’oblit”, esmenar-lo. I repetiré. Perquè a més de gaudir observant al meu fill desplegar-se, expandir-se i conquerir l’univers, de permetre-li, jo també puc fer-ho (no intentar-ho). I gaudir-ne.


Hoy, me he dado cuenta de que no he hecho la vertical en años. Muchos. Y que, cuando era pequeña, joven, me gustaba … Así que me he dispuesto a hacerla— aunque reconozco que me ha costado un poco, probablemente porque pensaba “intentarlo” (por aquello de la falta de práctica o de confianza y tal). A la tercera va la vencida, me he dicho. ¡Et voilà! Y, de repente, me he sentido feliz. Contenta por el cambio de perspectiva. Por la hazaña lograda. Como aquella niña que trepaba y saltaba como un mono, al que llamaban “culo de mal asiento” y “muchachote”.

Cada día veo— en mí y a mi alrededor—  muestras de la relación entre el cuerpo y la mente (actitud, creencias, emociones, etc.). Y también de cómo perdemos la conciencia de este vínculo y su proximidad natural a medida que crecemos. La flexibilidad y el movimiento infantil son un gran ejemplo. Un niño, sano y feliz, no para quieto. Salta, corre, sube, baja, cae, se levanta, vuelve … Del derecho y del revés. Descubre el mundo, propio y ajeno; sus límites. De ambos. En cambio, los adultos, acostumbramos a decirles “para, basta, estate quieto” … Y no nos damos cuenta de que, con ello, no estamos solo bloqueando su cuerpo (o el aprendizaje que deriva de este impulso ): también su mente. Ahora, aquí, hoy, y  mañana. Y pasado. (O, mejor dicho, futuro.)

He hecho la vertical. Y sé que no cuenta como “primera vez que hago algo nuevo” (uno de mis propósitos vitales diarios), pero me ha gustado. Mucho. Darme cuenta del “olvido”, subsanarlo. Y repetiré. Porque además de disfrutar observando a mi hijo desplegarse, expandirse y conquistar el universo que le rodea, de permitírselo, yo también puedo hacerlo (que no intentarlo). Y disfrutar.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s