Home

Avui he tingut una revelació. En pijama i bata, escombrant la casa de bon matí— gens glamurós ni espiritual, vaja. I què és una revelació? Mm… Segons el diccionari “manifestació d’una cosa secreta o desconeguda”. Per mi, tot i que no sóc gens de videojocs, em sembla que avui he passat de nivell. Potser no és una metàfora encertada, però penso que resulta entenedora. Ara entenc quelcom que, fa uns minuts, no entenia. I vull dir entendre de veres.

Sigues el canvi que vols veure en el món, va dir Gandhi una vegada— o moltes, no ho sé. I, des d’aleshores, aquesta afirmació volta pel món com si res, desproveïda del seu veritable missatge. De la intenció que la va fer néixer. Copia i enganxar. I punt. Mentre que, en el planeta, moren més de cent persones cada minut. De tant en tant, quan hi ha una hecatombe global o en majúscules, ens tenyim la imatge de perfil a les xarxes amb qualsevol senyera; compartim fotografies sobre el tema, notícies, emocions. En l’univers virtual i en la teoria— que no a la pràctica— ens omplim la boca i els murs, de cara a la galeria, amb frases cèlebres, dites i refranys populars sobre la pau, l’amor, etc. Un llarg— i buit—, etcètera. Però, en canvi, en el real, fer o actuar de segons quina manera no treu els colors a ningú— o gairebé. Faltem al respecte, insultem, escridassem, mentim, critiquem… Al llarg del dia— i de les setmanes, mesos o de la vida— fem un munt de coses que, en lloc de contribuir a la convivència pacífica, sols afegeixen llenya al foc. O directament l’encenem, ni que sigui de forma local: amb la parella, els amics, la família, al treball, pel carrer…

Sempre he pensat que l’ésser humà— home o dona, indistintament—, tot i el seu intel·lecte, es caracteritza per la falta de coherència. Una en pensem/ diem i una altra en fem. Passa diàriament. Volem la pau, però fem la guerra. Discutim, renyem, castiguem… Ens agrada que ens donin i rebre coses bones, que ens tinguin en compte; però quan som nosaltres qui hem de fer aquest paper… uf! Costa. Mirem molt a l’altre (massa?)— els seus errors, defectes, cagades— i molt poc a nosaltres mateixos. Invertim més energia a remenar i destruir que en animar, erigir, entendre. O simplement ser. Deixar. I em pregunto: perquè posem tanta atenció en el reflex del mirall, si no és ell qui fa la ganyota?

Amb el temps— i una canya; o, millor dit, unes quantes!—, he après que, de fet, la coherència és un procés. (Com el de la independència, exacte.) Una oportunitat. D’aprendre, de créixer, d’enfortir-se. En definitiva: de millorar. Per això, avui que hi veig clar— i ja no dormo— he decidit actuar (una mica més) en conseqüència. Disculpar-me quan correspongui i perdonar a aquells a qui guardo rancúnia. I, sobretot, procurar no haver de fer-ho. En nom de la pau. I del Pau, el meu fill, també. Perquè, a més de teoria, vull exemple. Vull ser coherent. Per mi i per ell. Per a les persones a qui estimo… I per a les que no, també. D’això es tracta (crec). No?

(Publicat a l’Anoiadiari.cat.)

csv6i1_benchmark

Hoy he tenido una revelación. En pijama y bata, barriendo la casa de buen mañana— nada glamuroso ni espiritual, vaya. ¿Y qué es una revelación? Mm … Según el diccionario “manifestación de algo secreta o desconocida”. Y, aunque no soy nada fan de los videojuegos, creo que hoy he pasado de nivel. Quizás no es una metáfora acertada, pero pienso que resulta comprensible. Ahora entiendo algo que, hace unos minutos, no entendía. Y quiero decir entender de verdad.

Sé el cambio que quieres ver en el mundo, dijo Gandhi una vez— o muchas, no lo sé. Y, desde entonces, esta afirmación vuelta por el mundo como si nada, desprovista de su verdadero mensaje. De la intención que la hizo nacer. Copiar y pegar. Y punto. Mientras que, en el planeta, mueren más de cien personas cada minuto. De vez en cuando, cuando hay una hecatombe global o en mayúsculas, nos teñimos la imagen de perfil en las redes con cualquier bandera; compartimos fotografías sobre el tema, noticias, emociones. En el universo virtual y en la teoría- que no en la práctica- nos llenamos la boca y los muros, de cara a la galería, con frases célebres, dichos y refranes populares sobre la paz, el amor, etc. Un largo- y vacío-, etcétera. Pero, en cambio, en el real, hacer o actuar de segundos qué manera no quita los colores a nadie- o casi. Faltamos al respeto, insultamos, gritamos, mentimos, criticamos… A lo largo del día- y de las semanas, meses o de la vida— hacemos un montón de cosas que, en lugar de contribuir a la convivencia pacífica, sólo añaden leña al fuego. O directamente la encendemos, aunque sea de forma local: con la pareja, los amigos, la familia, el trabajo, por la calle …

Siempre he pensado que el ser humano— hombre o mujer, indistintamente—, aunque inteligente, se caracteriza por la falta de coherencia. Pensamos de una forma y actuamos de otra. Pasa diariamente. Queremos la paz, pero hacemos la guerra. Discutimos, regañamos, castigamos… Nos gusta que nos den y recibir cosas buenas, que nos tengan en cuenta; pero cuando somos nosotros quienes tenemos que desempeñar ese rol… ¡Uf! Cuesta. Miramos mucho al otro (¿demasiado?)— sus errores, defectos, cagadas— y muy poco a nosotros mismos. Invertimos más energía en remover y destruir, que en animar, erigir, entender. O simplemente ser. Dejar. Y me pregunto: ¿porqué ponemos tanta atención en el reflejo del espejo, si no es él quien hace la mueca?

Con el tiempo— y una caña; o, mejor dicho, unas cuantas—, he aprendido que, en realidad, la coherencia es un proceso. (Como el de la independencia, exacto.) Una oportunidad. De aprender, de crecer, de fortalecerse. En definitiva: mejorar. Por eso, hoy que veo claro— y ya no duermo— he decidido actuar (algo más) en consecuencia. Disculparme cuando corresponda y perdonar a aquellos a quienes guardo rencor. Y, sobre todo, procurar no tener que hacerlo. En nombre de la paz. Y de Pau, mi hijo, también. Porque, además de teoría, quiero ejemplo. Quiero ser coherente. Para mí y para él. Para las personas a las que amo … Y para las que no, también. De eso se trata (creo). ¿No?

(Publicado en el Anoiadiari.cat.)

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s