Home
(En castellano a continuación.) 

Avui ja no és el dia de la mare. (Així que comparteixo aquesta reflexió que em volta des d’ahir, que sí ho era i que vaig trucar a la meva.) Jo no he tingut una mare amantíssima, d’aquelles exemplars, ideal i afectuosa. No. Jo he tingut una mare normal, amb tot el que això implica. Una mare de les que fan moltes feines i cap en concret. De les que no saben dir t’estimo—perquè la seva pròpia tampoc els ho va dir mai. Una mare amb equipatge; amb un passat que pesa més que el futur, i una actitud sovint millorable. Una mare de les que et pregunta “ja menges” vint vegades i molt poques com estàs— de veritat. Una mare gran, de les que imposen, quan et renya o et fa sentir culpable. De les que et cuina quan vas a veure-la, però gaire mai et truca si no. De les que pateix en la distància i encara et retreu minúcies de quan eres/ éreu joves. Una mare d’aquelles en les que no hi pots comptar, per l’edat i els kilòmetres que us separen (entre d’altres coses) i de les que no es troben a faltar gaire, perquè no han estat allò que esperaves, i sap greu, però ja t’hi has acostumat. Una mare d’aquelles que molts titllarien com a tòxica per moltes raons… Però no. La meva mare és com és però, sobretot, és. La meva. En la que penso quan sospiro i a vegades sense fer-ho. De la que he après un munt de coses, ni que hagi estat “a les males”. La que, volent o sense voler, m’ha ensenyat a espavilar-me i tenir el rebost sempre ple. La que em va parir— literalment— “para lo bueno y para lo malo”. És l’única que tinc, encara. (I, per als que creiem en vides futures i passades, la que tindré sempre—una vegada i una altra…) Potser no és com a mi m’hauria agradat, com se suposa que ha de ser, com les d’altres que en presumeixen públicament en el dia nacional de la maternitat— i del treball… Potser no. Però és. (Im)perfecte, tal qual. Gràcies a la que, malgrat tot, sóc. Com sóc. I mare, també. Ni millor ni pitjor. Diferent. Com ella. Per això, per tot plegat, a la meva, a mi, i a totes les que som normals: feliç no- dia de la mare. Gràcies, igualment!

motherdaughter-54-swscan05579

Hoy ya no es el día de la madre. (Así que comparto esta reflexión que me ronda desde ayer, que sí lo era y que llamé a mía.) Yo no he tenido una madre amantísima, de aquellas ejemplares, ideal y cariñosa. No. Yo he tenido una madre normal, con todo lo que ello implica. Una madre de las que hacen muchos trabajos y ninguno en concreto. De las que no saben decir te quiero— ya que la suya tampoco se lo dijo nunca. Una madre con equipaje, con un pasado que pesa más que el futuro, y una actitud a menudo mejorable. Una madre de las que te pregunta “¿ya comes?” veinte veces y muy pocas “¿como estás?”— de verdad. Una mamma, de las que imponen, cuando te regaña o te hace sentir culpable. De las que te cocina cuando vas a verla, pero casi nunca te llama si no. De las que sufre en la distancia, pero aún te reprocha minucias de cuando eras / erais jóvenes. Una madre de aquellas en las que no puedes contar, por la edad y los kilómetros que os separan (entre otras cosas) y de las que no se echan de menos mucho, porque no han sido lo que esperabas, y sabe mal, pero ya te has acostumbrado. Una madre de aquellas que muchos tildarían como tóxica por muchas razones… Pero no. Mi madre es como es pero, sobre todo, es. La mía. En la que pienso cuando suspiro y a veces sin hacerlo. De la que he aprendido un montón de cosas, ni que haya sido “a las malas”. La que, queriendo o sin querer, me ha enseñado a espabilarme y tener siempre llena la despensa. La que me parir— literalmente—”para lo bueno y para lo malo”. Es la única que tengo, todavía. (Y, para los que creemos en vidas futuras y pasadas, la que tendré siempre— una y otra vez…) Tal vez no es como a mí me hubiera gustado, como se supone que debe ser, como las de otr@s que presumen públicamente en el día nacional de la maternidad— y del trabajo… Tal vez no. Pero es. (Im)perfecta, tal cual. Y gracias a la que, a pesar de todo, soy. Como soy. Madre, también. Ni mejor ni peor. Diferente. Como ella. Por eso, por todo ello, a mía, a mí, y a todas las que somos normales: ¡feliz no-día de la madre! Gracias, igualmente.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s